El almohadón de plumas

el almohadon de plumas - febrero - 2024

Había una vez una linda niña llamada Sofía, que vivía en una hermosa casita rodeada de flores y árboles. Sofía era una niña muy curiosa y le encantaba leer cuentos de misterio y aventuras. Un día, mientras exploraba la biblioteca de su abuelita, encontró un libro muy antiguo que parecía tener una historia muy especial. El título del libro decía: "El almohadón de plumas".

Sofía decidió llevar el libro a su abuelita y le preguntó: "¿Abuelita, me cuentas la historia de este almohadón de plumas?". La abuelita sonrió y comenzó a contarle la historia:

"Érase una vez, en una lejana mansión, vivía una hermosa pareja de recién casados, llamados Amanda y Jordán. Eran muy felices y se amaban profundamente. Un día, Amanda empezó a sentirse cansada y débil. Su salud empeoraba cada día y nadie sabía qué le ocurría. Jordán estaba muy preocupado y decidió llevarla a consultar con los mejores médicos.

Pero, a pesar de todas las pruebas y medicamentos, la salud de Amanda seguía deteriorándose. Su aspecto se volvía cada vez más pálido y frágil. Jordán no dejaba de buscar una solución y un día, mientras limpiaba la habitación, encontró un viejo almohadón de plumas. Decidió examinarlo y descubrió algo aterrador: el almohadón estaba lleno de manchas de sangre.

Jordán asustado, buscó a la antigua dueña de la mansión y le preguntó sobre el origen del almohadón. La señora le contó una historia espeluznante: el almohadón pertenecía a una mujer llamada Alicia, que había fallecido en esa misma habitación años atrás. Nadie sabía cómo había muerto, pero su salud también se había deteriorado misteriosamente.

Jordán se dio cuenta de que el almohadón estaba maldito y decidió deshacerse de él. Sin embargo, a medida que Amanda empeoraba, su cuerpo se volvía más delgado y frágil, como si las plumas del almohadón le estuvieran chupando la vida.

Un día, mientras Jordán dormía a su lado, Amanda dejó de respirar. Jordán, desesperado, sabía que había perdido a su amada esposa. Pero al mirar el almohadón, notó algo increíble: las plumas del almohadón estaban empapadas de sangre, como si el alma de Amanda se hubiera unido a ellas.

Desde ese día, el almohadón desapareció misteriosamente y nunca más se supo de él. La historia de Amanda y Jordán se convirtió en una leyenda, y muchos aseguran que el espíritu de Amanda aún ronda por la antigua mansión, buscando descanso eterno".

Sofía escuchó atentamente la historia de su abuelita y quedó asombrada. Aunque era un cuento un poco escalofriante, Sofía comprendió que hay historias que nos enseñan a cuidar de nuestros seres queridos y a no dejarnos llevar por objetos misteriosos.

Desde ese día, Sofía apreciaba aún más a su abuelita y siempre dormía con un suave almohadón de plumas que su abuelita le había regalado, pero ¡no se preocupen! Este almohadón era mágico y solo traía dulces sueños y aventuras maravillosas.

Y así, la niña y su abuelita continuaron leyendo y explorando el mundo de los cuentos, creando recuerdos inolvidables juntas. Fin.


Si quieres leer más publicaciones y cuentos similares a: El almohadón de plumas (2024) puedes visitar la sección: Cuentos.

¿Qué más puedes encontrar en cuentos.cool?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir
Cuentos.Cool (c) Todos los derechos reservados (2023) | Políticas de privacidad | Contacto